Día a día comprobamos el coste tan elevado que supone a los Ayuntamientos el reciclar sus residuos sólidos urbanos (RSU).                                                                                                                                       

Una solución para realizar un tratamiento eficiente de los residuos y su valorización, y a su vez reducir al máximo los costes del tratamiento del reciclado,  sería  que los propios Ayuntamientos reciclasen sus residuos instalando MINI plantas de reciclaje  con el equipamiento necesario para recuperar el mayor volumen de residuos. El residuo irrecuperable, que sería un porcentaje mínimo aproximadamente un 4-8 %,   se trituraría y se enviaría a los vertederos controlados o incineradoras. 

La instalación de plantas se realizaría entre Mancomunidades o bien en la unión de varios Ayuntamientos limítrofes. Por ejemplo,  de la unión de varios Ayuntamientos de una población de entre 15.000 a 20.000 habitantes, la planta generaría entre quince y veinte puestos de trabajo que sufragarían los Ayuntamientos proporcionalmente al número de habitantes.

Instalar una planta de reciclaje requiere de  una inversión inicial, pero en un corto espacio de tiempo estaría amortizada, daría puestos de trabajo y  beneficios por la recuperación de los residuos, los ayuntamientos dejarían de pagar altas sumas de dinero de sus presupuestos para reciclar sus RSU.

Descargar en formato Pdf